miércoles, 29 de febrero de 2012

4. A month since i saw you standing

Tan solo quedaban un par de horas. Celia y yo mirábamos los carteles del aeropuerto, no encontrábamos el vuelo que nos llevaría a Madrid, a casa. Mientras buscaba, mi mente no dejaba de volver hacia atrás, hacia esas pequeñas vacaciones que me habían cambiado la vida por completo. El día que recibí la llamada de Zayn todavía no estaba totalmente segura de mi elección, anteriormente había consultado a mis padres y amigos y todos habían coincidido en que era una gran oportunidad que no debería dejar correr.  Zayn divertido me explicó todo lo que conllevaba aquello y me dijo que él nunca se había arrepentido de lo que había hecho. Para finalizar, me convenció diciéndome que nunca me podrían rechazar en el concurso ya que, anteriormente habían cogido a gente con mucho menos talento que yo.
Tuve que aceptar, no podía decir que no a esos chicos, de momento. Los siguientes días pasaron demasiado deprisa para mí, todos los días venían a nuestro apartamento y cada día me enseñaban a cómo controlar mi voz. Louis, Liam, Harry y Zayn se habían convertido en personas muy importantes para mí, era un alivio que me prometiesen venir a España para seguir con los ensayos, y sabía que lo harían, confiaba en ellos. Con Louis siempre tenía puesta una sonrisa en la cara, con Harry tenía abrazo asegurado todos los días, con Liam siempre me encontraba segura y con Zayn me podía tirar horas hablando sobre gustos musicales. En cuanto a Niall…, Niall para mí no era ni guapo ni feo, ni amable ni borde, era tan solo él. Cada vez que llamaban al timbre un extraño hormigueo aparecía en mi tripa, no era para nada desagradable, nunca había sentido tal cosa. Mi mente dibujaba constantemente su rostro en mis comidas y en mis sueños. Me llevaba bien con él y siempre era él el que me corregía, me gustaba cuando lo hacía. Admitía que esos ojos azules me volvían loca pero, ¿mi locura hacia él iba más allá que sus ojos?, esa pregunta me martilleaba todos los días, a todas horas pero siempre me respondía de la misma manera: No, si nunca te has enamorado ¿por qué ibas hacerlo ahora?

Niall’s point of view:
Estaba Sentado en el avión que nos llevaría de vuelta a Londres. Esa semana había sido estupenda, habíamos realizado nuestro último concierto en Belfast y ahora tendríamos unos meses de descanso.
Esa semana había estado cargada de emociones para mí, nuestro último concierto había resultado ser todo un éxito, salíamos en periódicos y telediarios irlandeses y, por otro lado, estaba el tema de la chica española. Noelia había mejorado rápidamente, ahora controlaba muchísimo mejor los agudos y graves (su gran debilidad). Tenía claro que la iba a echar mucho de menos el tiempo que estuviésemos en Londres, la sonrisa que me regalaba cada vez que la corregía, sus manos cálidas que m estrujaban los dedos cada vez que su respiración no alcanzaba alguna nota, la manera en que nos recibía todos los días divertida con rock americano a todo volumen. Sí, lo iba a echar mucho de menos.
-Niall- me llamó Louis sentándose de un salto en el asiento de al lado.
-Hola Louis- le sonreí.
-Mira- me señaló a nuestros amigos para que viera que estaban todos completamente dormidos. Reí.- Quería aprovechar este momento para hablar, tu y yo.
-¿qué tramas?- le pregunté, eso no pintaba nada bien.
-Nada, solo quiero hablar. ¿Qué tal esta semana?
-Bien. Es increíble que hayamos salido en la prensa y televisión ¿no crees?
-Sí, es estupendo. ¿Y qué me dices de la chica, Noelia?- dijo Louis. No me gustaba por el camino que estaba llevando la conversación.
-Pues que tenemos que ayudarla. Tiene una gran voz. Pienso que puede llegar a ser una gran estrella del pop.
-Sí, eso ya lo sabemos todos. No me refería a eso… es guapa verdad?
-Louis… te conozco. ¿A dónde quieres llegar?
-Niall, yo también te conozco a ti y nunca te he visto mirar a nadie como la miras a ella. La miras…, la miras como yo miro a Eleanor cada vez que la veo por primera vez en mucho tiempo además, la tratas tímida y cariñosamente, ¿no es verdad? Puede que no esté en lo cierto por eso quería hablar contigo…
Mi respuesta fue el silencio.
-Entiendo amigo- dijo Louis levantándose y dándome una palmada en el hombro- No te rindas, ella te mira de la misma manera.

Noelia’s point of view:
Sentada en mi silla mi mente volaba entre pensamiento mientras la aburrida profesora de historia nos deleitaba con una de sus maravillosas explicaciones sobre Isabel II y sus regentes Espartero y María Cristina. Ya había pasado un mes desde nuestro viaje a Belfast y todavía no había recibido ni una sola llamada de los chicos. Me había hecho tantas ilusiones con el tema que me negaba a abandonar la idea pero, ya empezaba a pensar que se habían olvidado de mi o que se habían cansado y no vendrían. No podía juzgarles, no estaban obligados a hacerlo. Lo que más me frustraba era que cada noche de esos 30 das había soñado con Niall y como no lo viese pronto esos sueños seguirían repitiéndose cada noche.
Unos golpes en la puerta me sacaron de mis pensamientos. El jefe de estudios apareció detrás de la puerta. Una sonrisa se dibujó en mi cara. Detrás del jefe de estudios podía ver a Harry bailar moviendo las caderas y los brazos, Zayn sacaba la lengua mientras movía la cabeza de un lado a otro como un paranoico y me saludaba con su mano derecha, y Louis daba pequeños saltos de alegría mientras me buscaba entre toda la gente de mi clase. Era la mejor sorpresa que me podían haber dado.
Toda la clase empezó a hablar y gritar, incluso una chica se levantó de su asiento intentando ver a través de la puerta.
-¡Callaos y sentaros todos!- gritó la profesora.
-¿Puede salir un momento Noelia?- al decir mi nombre el jefe de estudios me miró sonriente.
Yo miré a mi profesora suplicante. Ella aceptó. Me levanté corriendo y salté encima de los tres chicos dándoles un gran abrazo. El jefe de estudios cerró la puerta y se volvieron a escuchar gritos.
Yo me llevaba bien con todos mis compañeros pero eran eso, simplemente compañeros y todo eso les pilló por sorpresa. Me encantaba dejar a la gente flipada de esa manera.
-¡Os he echado de menos! ¡Ya empezaba a pensar que no vendríais!- les dije mientras Zayn y yo hacíamos nuestro famoso saludo.
-Es que hemos estado haciendo un nuevo single, lo siento- me dijo Louis mientras me tocaba el pelo.
-¡Quiero escucharlo!- grité emocionada.
-No grite señorita. Vayamos al despacho, el director nos espera.-dijo el jefe de estudios.
-La que habéis montado chicos.- dije sonriente.-Por cierto, ¿dónde está Niall?- la curiosidad me estaba matando.
-Niall y LIAM, están hablando con el director- dijo Louis mirándome y recalcando Liam- ahora verás a tu rubito tranquila.- me susurró.
Me quedé sorprendida por lo que me había dicho Louis aunque no por mucho tiempo ya que en seguida estábamos frente a la puerta del despacho, la abrí y el director me ordenó que pasara.
Ahí estaba él, sentado en uno de los sillones. Se dio la vuelta y en cuanto me vio se levanto de un salto. Le había crecido el pelo y ahora lo peinaba hacia arriba, sus ojos resplandecían más que nunca y su boca me ofrecía una sonrisa espectacular. Liam vino y me dio un abrazo. Me acerqué a Niall.
-Hola- le sonreí
-He echado de menos tus apretones de mano pequeña
-¿Pequeña? ¿Pequeño serás tú?- le dije dándole un pequeño golpe en el hombro. Los dos reímos.
-Venga Noelia, que tenemos trabajo, ¿estás preparada?- me dijo Liam abriendo la puerta.  Asentí.
-Gracias Sr. Director- dijeron al unísono. Rieron por la complementariedad.
-¿A que son graciosísimos?- le dije al director mientras salía por la puerta.

2 comentarios:

  1. mee encanta^^
    siiiguiente:) un beso<3

    ResponderEliminar
  2. Me encanta ^-^
    Quiero siguiente que no mola que me dejéis así con ganas de saber más ajjaja
    Te quiero cielo ♥

    ResponderEliminar